Nuevos Vecinos

Seguro que sabemos de quién se trata. Hace 39 años que no residían en el pueblo, pero este año han querido quedarse con nosotros. Nuestras miradas iban hacía ese lugar elegido, que por supuesto no era otro que "el tejado del campanario" Se afanaron en recoger el material necesario para realizar su nido. El ir y venir sin cesar para recoger palos, paja, barro... se repetía constantemente. De nuevo hemos escuchado ese sonido tan caracteristico al entrechocar los picos, lo que conocíamos como, "machacar el ajo". ¡Bienvenidas a nuestro pueblo!
[+leer artículo completo]