Puesta de sol en la planicie esteparia de Terradillos     Terradillos posee una amplia y variada fauna y flora dado que cuenta con un medio adecuado donde desarrollar su actividad y poder subsistir. Junto al pueblo divisamos una planicie esteparia que a simple vista se nos antoja poco rica para una flora y fauna abundante. Pero hemos de recordar que el pueblo posee una amplia extensión de terreno. Nos podemos encontrar con lobos, zorros, jabalíes, corzos, liebres, conejos, codornices, perdices, palomas torcaces…

Cuenta con una Sociedad de Cazadores en su mayoría personas originarias del pueblo, aunque cada año se van incorporando algunas que tienen relación de parentesco y familiaridad con el pueblo.

Su monte reúne variedad de especies arbóreas desde el roble, carrasco, encina, escepa… hasta las plantas como cantueso, tomillo, orégano, gamón, gamonita, madreselva, matagallina, flor de lobo

Marrubio
Marrubio

Herbácea perenne vivaz y olorosa, que alcanza de 20 a 70 cm de altura. Planta medicinal con propiedades aperitivas, digestivas y balsámicas.

Gordolobo
Morga, Gordolobo

Herbácea bianual de tallo muy robusto, que alcanza de 1 a 2 metros de altura. Tiene propiedades espectorales utilizándose contra asma y bronquitis.

Comenzando por el espacio dedicado a monte, poblado de pinos robles, el JABALÍ encuentra en él el lugar propicio para su alimentación: bellotas, raíces, tubérculos, insectos... como bien sabemos es un animal omnívoro. Su presencia puede resultar beneficiosa cuando se trata de eliminar esas larvas e insectos presentes en los pinares. Sin embargo es dañino para las cosechas, pues pisotea los trigales cuando ya están crecidos para poder comerlos. Su aspecto tosco contrasta con su alto coeficiente intelectual.

Jabalí ibérico
Su dotación sensorial es muy grande, sobre todo su oído y su olfato. Es uno de los animales que más cuida su piel, gustando mucho del agua y, sobre todo, de los baños de barro que sirven para desparasitarse. Por eso es frecuente ver, en nuestros montes, árboles que les falta la corteza y están escarbados en sus raíces. Para los cazadores es un preciado trofeo de caza y muy aprovechada su carne.

Lobo ibéricoOtros animales frecuentes son el LOBO y el ZORRO, "maese raposo" definido por Félix Rodríguez de la Fuente como mediano predador, ubicuo, escurridizo y astuto. Al lobo siempre se le ha considerado peligroso para el ganado, pero al no contar en la actualidad con muchos rebaños de ovejas, amplía su territorio hasta acercarse a los alrededores del pueblo. El zorro, cuando sale en busca de ratones y otros pequeños roedores, adopta una postura típica que recuerda la de los perros de caza cuando acechan a sus presas. La gran agilidad de los zorros en la carrera se debe en gran medida a la utilización de la empinada cola como balancín y timón aerodinámico, que le permite dar quiebros y vueltas en cortísimas longitudes, incluso cuando galopa a la máxima velocidad.

Corzo iberico
Junto a estos animales convive el CORZO, un pequeño rumiante rabicorto, patifino y orejudo, grisáceo en invierno y rojizo en verano. En nuestro campo encuentra ese refugio seguro durante las horas de descanso y el alimento abundante en los campos de cereales o en los brotes tiernos de roble o agujas de pino. Sus saltos sorprenden a los paseantes que no esperan encontrarse con esta especie animal en nuestra demarcación.

La ARDILLA, desde la repoblación del Parque Natural de Fuentes Carrionas, se puede ver saltando entre los árboles con esa viveza, simpatía y belleza que las caracteriza. Rivalizando en agilidad con la ardilla está la GARDUÑA también con sus saltos que no tienen nada que envidiar, utilizando la cola, a modo de timón. Y la COMADREJA que se puede aproximar hasta los corrales y cuadras aprovechando el lugar cerrado para hacerse con sus presas.

Ardilla, Garduña y Comadreja
Para el viajero, el peregrino, que cruza los dilatados trigales castellanos, su uniformidad puede resultar fatigante, pero lo cierto es que, bajo su aparente monotonía, la monocroma llanura alberga una bullente multitud de especies desde la LIEBRE que encama entre los surcos desnudos de sus barbechos, donde descansa la tierra, hasta la gran AVUTARDA, conocida con el nombre de avetarda como para indicar la pesadez de sus movimientos, avanzando con paso majestuoso por los polvorientos pajonales de los rastrojos, pasando por la PERDIZ con ese recio y bravo canto tan característico que ha sido comparado con el ruido de una locomotora de vapor.

Poco a poco nos vamos acercando con paso rápido a las proximidades del pueblo, atrás quedó el monte. El pueblo aparece como esa isla de adobe y teja de la que destaca el campanario de la iglesia, perdido en el mar de cereal.

Cigüeña, Gorrión y Lechuza se ven mucho por Terradillos
Si la mayoría de los animales salvajes no toleran con facilidad la presencia del hombre y son ahuyentados por su presencia, hay algunos que, al contrario, encuentran en el pueblo esa isla acogedora en un océano inhóspito; son las CIGÜEÑAS, animales emblemáticos de los que nos visitan pero no se quedan; los VENCEJOS, con su resistencia al vuelo; las GOLONDRINAS fieles a los lugares donde han hecho el nido el año pasado; los AVIONES; los GORRIONES con sus características propias unidas a las anécdotas y curiosidades. Cuando se acerca la noche nos podemos encontrar con dos rapaces nocturnas muy conocidas como son la LECHUZA y el MOCHUELO. La lechuza gusta de instalar su nido en torres, graneros y edificios abandonados. El mochuelo, con silueta rechoncha y cabeza achatada y ojos amarillos, corona con frecuencia los postes del tendido eléctrico y los árboles cercanos a los arroyos donde hace sus nidos.

 

Más info  Quizás también le pueda interesar:


    - ¿Dónde está Terradillos de Templarios?
    - Asociación socio-cultural Templarios
    - La Pastorada en Terradillos de Templarios.
    - Las casas campesinas en Tierra de Campos.

    - Cultura y tradiciones en Terradillos de Templarios
    - Gastronomía de Terradillos de Templarios